En este momento estás viendo “El Efecto Ion” – Los iones negativos benefician la salud.

“El Efecto Ion” – Los iones negativos benefician la salud.

“ El Efecto Ion ”
Por: Fred Soyka con Alan Edmonds 1977.

Nosotros pasamos la vida en una atmosfera compuesta por nitrógeno (78%), oxigeno (20%), argón (1%), dióxido de carbono (0,04%) y otros gases hasta el 1%. Sin embargo, hay otra característica del aire, no química, pero eléctrica, que se ha convertido recientemente de interés para los científicos. Si bien desde hace tiempo se sabe que el aire que respiramos contiene moléculas con cargas eléctricas (positivas como negativas), estudios recientes han demostrado que la falta o desequilibrio de estas diminutas partículas eléctricas, llamadas iones, afectan el entorno en el que vivimos y respiramos.

Los científicos aceptan que hay entre 1,000 y 2,000 iones por centímetro cúbico en campo abierto. Estos iones se encuentran en una proporción de cinco iones positivos y cuatro iones negativos. Es en este equilibrio iónico que la vida evoluciono. Sin embargo la mayoría en áreas urbanas con edificaciones de mampostería, vidrio, acero y plástico, construidas en laberintos de calles, aceras, y estacionamientos dicen otra historia menos feliz. En ciudades como Nueva York, San Francisco y muchas capitales extranjeras, puede que no haya iones negativos durante el tráfico pesado y de altos periodos de contaminación. Los investigadores han demostrado que la mayoría de nosotros que viven, trabajan y viajan en espacios encerrados sufren algún grado de hambre o exceso de iones positivos. Los investigadores también han descubierto evidencia de que un exceso de iones positivos puede afectar negativamente los sistemas de vida de nuestro entorno.

¿Qué son los iones?
Son moléculas de gas, Que tiene un núcleo que contiene protones positivos rodeados por capas de nubes de electrones en órbita negativos. Cuando los electrones exteriores de dos o más átomos de los mismos elementos o diferentes se unen, el resultante de partículas es una molécula. El oxígeno molecular es decir las moléculas de aire que respiramos, O2, es un excelente ejemplo de los pequeños gases. Continúa neutral siempre y cuando el equilibrio protón–electrón es mantenido. Debido a un número igual de protones y electrones. Los átomos no tienen carga. Sin embargo, sin un electrón se pierde, la molécula se carga positivamente, si se gana un electrón, la molécula se carga negativamente y un ion es creado.
La producción natural de iones puede ser el resultado de la radiación solar o cósmica o la fricción entre las más mundanas masas de aire que entran en rápido movimiento de aire caliente o seco contra el suelo.

¿Los generadores de iones de la naturaleza?
Ciertos eventos que ocurren en la naturaleza, tales como rayos, caídas de agua y la fricción del aire pueden causar que los electrones sean arrancados de una molécula. Estos electrones “huérfanos” pasan a ser “adoptados” por otras moléculas cercanas, causando la transformación de estas moléculas en iones negativos. Las partículas padres se desvían para volverse en iones positivos. Los iones negativos son ellos mismos los portadores de la energía eléctrica en el aire.

El efecto del ion
Hay pruebas sorprendentes acerca de cómo un exceso de iones positivos y la falta de iones negativos pueden producir efectos desagradables. Estos efectos han sido estudiados por el destacado científico Dr. Albert Krueger, profesor emérito de la universidad de california en Berkeley. El Dr. Krueger sorprendió al mundo científico cuando se demostró que los iones pequeños de aire son biológicamente activos y pueden estimular la producción excesiva de la poderosa sustancia química “serotonina”. La serotonina viaja a través de neurotransmisores que se encuentran en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de ánimo. Las pruebas muestran que los iones negativos aumentan la producción de serotonina y los iones positivos lo disminuyen. Estos hallazgos han sido corroborados por otros científicos que estudian los efectos de los iones positivos. Los cuatro principales efectos de un exceso de iones positivos son la irritación, tensión, agotamiento e hipertiroidismo que presentan los síntomas comunes de mareos, dolores de cabeza, depresión, ansiedad y un nivel inferior de las funciones físicas y mentales. Se demostró en la mayoría de los casos mediante el aumento de los iones negativos en el aire, conseguir un estado más aliviado.

Otros efectos biológicos del Ion

  • Los experimentos con plantas que crecen en una atmosfera de iones negativos, muestran un marcado incremento en tamaño y tasa de crecimiento.
  • Las bacterias en el aire disminuyen en gran medida en número cuando hay un elevado número de iones negativos en el aire.
  • El tratamiento con iones negativos que ha producido una mejora dramática en la curación de graves quemaduras y la reducción del dolor (Dr. I. Kornblueh).
    Los materiales sintéticos, la circulación de aire forzado, los niveles inadecuados de humedad, electricidad estática, y el exceso de una falta de aire fresco, todo esto contribuye a un desequilibrio de iones. La planificación y atención cuidadosa al medio ambiente interior como al medio ambiente de trabajo crea una vida óptima. Asegurarse de mantener los niveles de iones negativos junto con el uso de materiales naturales en las paredes, pisos y muebles además de ventanas que se abran al exterior y el uso adecuado de las plantas, pueden hacer de cualquier espacio interior un lugar mejor para vivir.

Tecnología apropiada
La creciente conciencia del ser humano como un ser complejo cuerpo/mente/alma debe integrarse a algo más grande como el medio ambiente igualmente vital, incluso más sutil.
La defensa contra este tipo de deterioro ecológico ya ha comenzado con la electrónica. La asistencia de pequeños dispositivos generadores de iones negativos que aseguran los posibles desequilibrios eléctricos en ambientes cerrados, diseñados para hogares, oficinas, tiendas, hospitales, escuelas, etc., ya existen. Ahora si se puede mejorar su propio espacio interior aislándose del mundo exterior.

¿Cómo limpiar el aire con generadores de iones negativos?
Estos dispositivos causan que un electrón se añada a las moléculas de oxígeno y otro rastro de gases en el aire de tu habitación. Este proceso crea iones con carga negativa.
Los iones negativos chocan con los contaminantes del aire como el polvo, esporas de moho, polen, bacterias y muchas otras partículas que están cargadas positivamente. Estas partículas de carga positiva son atraídas por las partículas cargadas negativamente y empiezan a construirse. Eventualmente, estas partículas que se construyen como una bola de nieve llegan a ser demasiado pesadas para permanecer en el aire y caen sin causar daño al suelo o superficie más cercana donde se limpian como polvo o pasando la aspiradora.

Si una habitación se mantiene libre de entrada de contaminantes, el aire llega a ser muy limpio y libre de partículas.

Además los iones negativos dan ayuda en la elevación del humor y el consumo de oxigeno aumenta dando como resultado una sensación de alerta y vitalidad, similar a la sensación que tenemos cuando estamos en un hermoso bosque o cerca de una cascada de agua, o respirar aire fresco y limpio de la montaña.